leccionesuvinet.org

LECCIÓN   3.12 

La predicación según el mensaje.
 
El mensaje no es simplemente el contenido de la información. El mensaje es lo que se busca alcanzar cuando se transmite una información.
 
El mensaje está compuesto por el acervo y patrimonio de ideas, de sentimientos, de pensamientos, de experiencias, de deseos y de acontecimientos expresados por el emisor.
 
Y a la vez, está determinado por el interés del receptor, quien también tiene el acervo y patrimonio de elementos parecidos o diferentes del emisor que influyen en la recepción y en la interpretación del mensaje.

De ahí que el mensaje sea también el proceso mediador de la comunicación entre quien emite la información y la reacción de los destinatarios.
 
El mensaje del evangelio está catalogado como noticia, proclamada por Jesús (Mateo 4:23), continuada por sus apóstoles (Marcos 16:20) y transmitida por las sucesivas generaciones hasta que llegue a todo el mundo (Mateo 24:14).
 
La predicación según el mensaje es el anuncio novedoso de las buenas noticias de salvación proporcionada por Jesucristo (1 Corintios 5:1-5). 
 
Dentro de los géneros periodísticos, la noticia es definida como la interpretación y producción de una realidad que se da aconocer, para generar conocimientos y producir reacciones. 
 
La noticia es la novedad que afecta a quienes comunican y reciben la información. Son los hechos y los acontecimientos de interés público que se dan a conocer en una sociedad, para entender la actualidad.
 
"Pues Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna" (Juan 3:16)
 
La noticia es que Dios se ha revelado en Jesucristo (Gálatas 4:4-5) y Jesucristo ha revelado a Dios (Juan 10:30). Jesús actuó con el poder de Dios (Lucas 4:18-21) y sus seguidores también actuaron y siguen actuando con poder divino (Juan 14:16).
 
El mensaje cristiano es el reino de Dios (Marcos 1:15). Es un reino de liberación (Mateo 12:28), es la buena noticia de que Dios habló por medio de Cristo (Hebreos 1:1-2) y actuó en Jesucristo para la redención de la humanidad (Lucas 1:68).
 
El mensaje de la Biblia, sobre el reino de Dios, no es una invitación a hacer algo. El mensaje bíblico es una invitación a recibir la salvación que Dios nos da absolutamente gratis (2 Corintios 5:21).
 
El mensaje de la predicación es que Dios nos ha salvado por gracia a través de la fe (Romanos 6:23). La salvación consiste en recibir a Cristo (Juan 1:12).Así lo expresaron los primero predicadores.
 
Pablo es el prototipo de quien predica el verdadero mensaje evangelizador (1 Corintios 15:1-4). Pedro es el paradigma de la eficacia del mensaje (Hechos 2:14-41). Esteban es modelo de la predicación según el mensaje (Hechos 7:2-59).
 
El mensaje evangelístico es que Jesús llevó nuestros pecados en su cuerpo en la cruz (1 Pedro 2:24) y nos compró con su preciosa sangre (Hechos 20:28). En Cristo somos justificados, no por obrar conforme a la ley (Romanos 3:20), sino por la fe en Jesucristo (Romanos 3:28).
 
Porque de la misma manera como Abraham creyó a Dios, y fue justificado (Romanos 4:3), a si pues nuestra justicia es por la fe en Cristo (Romanos 5:1) y no por las acciones que hagamos (Romanos 4:5). Las acciones son los frutos que producimos después de haber sido redimidos (Mateo 7:20)
 
Fuimos establecidos en el mundo en gracia (Génesis 1:27), caímos en desgracia y fuimos separados de la voluntad de Dios por causa del pecado (Génesis 3:22-24). Pero, la solución vino por Cristo (1 Timoteo 2:5-6).
 
Dios espera una respuesta personal de fe, que se evidencia en la experiencia de recibir a Cristo como nuestros Señor y Salvador, para empezar a vivir tiempos de refrigerio (Hechos 3:19).
 
El mensaje que transmite el predicador no es suyo, es un mensaje inspirado por Dios, pero influenciado por las circuntancias y la interpretación del predicador y el entendimiento de su audiencia (Romanos 12:2). 
 
Por eso, el mensaje lo adorna la naturaleza que nos habla de Dios, lo mismo que el cuerpo humano, quien nos refiere a Dios. La historia tiene un mensaje de parte de Dios. El predicador encuentra tema en la vida y obra de alguien distinguido entre los demás.
 
Los valores y criterios culturales y las costumbres de los pueblos, son fuentes inagotables de actualidad que sirven de medios y recursos inapelables para proporcionar el mensaje evangelizador. 
 
Pero el verdadero mensaje viene es de Dios. La fuente indiscutible y perenne de la predicación son los escritos conservados en la Biblia. Por eso, el predicador habla de lo que Dios ha querido decirnos sobre sí mismo en las Sagradas Escrituras.
 
Pablo en su acertada instrucción que le imparte a su discípulo Timoteo, nos instruye a nosotros en el mensaje de la predicación:
 
1. Solidez del mensaje: "Predica la palabra de Dios. Mantente preparado, sea o no el tiempo oportuno. Corrige, reprende y anima a tu gente con paciencia y buena enseñanza".
 
2. Obstáculos al mensaje : "Llegará el tiempo en que la gente no escuchará más la sólida y sana enseñanza. Seguirán sus propios deseos y buscarán maestros que les digan lo que sus oídos se mueren por oír. Rechazarán la verdad e irán tras de mitos".
 
3. Perseverancia en el mensaje: "Pero tú debes mantener la mente clara en toda situación. No tengas miedo de sufrir por el Señor. Ocúpate en decirles a otros la Buena Noticia y lleva a cabo todo el ministerio que Dios te dio" (2 Timoteo 4:2-5).
 
El mensaje de la predicación no se origina de forma espontánea y mucho menos se transmite de manera improvisada. Existe una intención en el predicador que lo obliga a prepararse, investigar y deducir el contenido veraz del mensaje:
 
"Muchas personas han intentado escribir un relato de los hechos que se han cumplido entre nosotros. Se valieron de los informes que circulan entre nosotros dados por testigos oculares, los primeros discípulos. Después de investigar todo con esmero desde el principio, yo también decidí escribir un relato cuidadoso para ti, muy honorable Teófilo, para que puedas estar seguro de la veracidad de todo lo que te han enseñado" (Lucas 1:1-4).
 
El mensaje de la predicación es el contenido inmutable de Dios, pero adaptado a las circunstancias fluctuantes y actuales de la humanidad.
 
 
Décimo Tercer Examen:

¿Qué es la predicación según el mensaje?
 
Opción 1 Es la fuente indiscutible y perenne de toda predicación.
Opción 2 Es la manera como el predicador influye en la audiencia.
Opción 3 Es lo que habla el predicador después de escuchar a Dios.
Opción 4 Es el anuncio novedoso de las buenas noticias de salvación.