leccionesuvinet.org

LECCIÓN   6.10

Unidos por la Congregación.
 
La iglesia es el cuerpo de Cristo (1 Corintios 12:12). De la misma manera como se mantiene unido, sano, vital y en crecimiento el cuerpo humano, así debe ser la iglesia. El desarrollo saludable de la iglesia es responsabilidad de todos sus miembros. La unidad y la integridad de sus miembros garantiza el bienestar de la iglesia.
 
El término iglesia proviene del griego ekklessia, que significa asamblea o convocatoria de personas. En los Hechos de los Apóstoles, se narra una revuelta que hubo en Efeso en contra de Pablo y sus seguidores. En dicho disturbio se usa la palabra ἐκκλησία, que setraduce por asamblea, congregación o iglesia:
 
"Había confusión en la asamblea (ekklessia). Cada uno gritaba una cosa distinta, y la mayoría ni siquiera sabía para qué se habían reunido" (Hechos 19:32).
 
Se entiende que la asamblea (ekklessia) que atacó a Pablo y a sus compañeros no eran cristianos, pues se trataba de las personas que habían sido sublebadas por Demetrio, quien junto con otros comerciantes religiosos veían amenazado sus negocios de la idolatría que funcionaba en el templo de Diana (Hechos 19:24-28). 
 
Sin embargo, ekklessia entre los cristianos se referían a la multitud de creyentes en Cristo (Romanos 10:9). Era una asamblea de creyentes. Es decir que la palabra ekklessia fue tomada del lenguaje religioso de la época, pero con otro significado. Ahora la iglesia o la asamblea es a favor de la fe cristiana.
 
El apóstol Pablo transmite saludos a las iglesias que se reunen en las casas (Colosenses 4:15; 1 Corintios 16:19; Filimón 1:2). Saluda a la iglesia que se reune en la casa de Priscila y Aquila (Romanos 16:6). Afirma que todas las iglesias de Cristo les envían saludos (Romanos 16:16), además hace referencia a la iglesia que Gayo recibe en su casa (Romanos 16:23)  
 
Aunque muchas veces se confunde a la iglesia con el templo o la infraestructura que alberga a un grupo de personas, la verdad es que la iglesia la conforman los creyentes en Cristo, como lo interpreta muy bien el apóstol Pablo:
 
"Todos ustedes en conjunto son el cuerpo de Cristo, y cada uno de ustedes es parte de ese cuerpo" (1 Corintios 12:27).
 
De ninguna manera la iglesia consiste en un sistema democrático, ya que el poder vendría de la gente o del pueblo que compone dicha estrutura. En cambio en la iglesia el poder proviene de Cristo, a quien se la ha sido otorgada toda la autoridad:
 
"Jesús se acercó y dijo a sus discípulos: Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra" (Mateo 28:18).
 
De alguna manera la iglesia tiene una organización jerárquica. Pero muy diferente al poder simplemente político de gobierno. Visiblemente se percibe una estructura colegial o ministerial, pero otorgado o sostenido por la gracia de Jesucristo. La autoridad emana de Cristo y sin El nada podemos hacer (Juan 15:5).
 
Entendemos por jerarquía que Cristo es la cabeza (Efesios 5:23) y los demás somos sus miembros (Colosenses 1:18). La iglesia es una sola, el cuerpo es uno, no hay dos corporaciones eclesiales en el mundo. La pertenencia a la iglesia debe ser genuina y radical, porque todos somos uno en Cristo (Gálatas 3:26-28).
 
El cuerpo de Cristo tiene muchos miembros, pero es un solo cuerpo (Romanos 12:4-5). El mismo Jesús advierte que debemos ser uno (Juan 17:21). Por eso, el mismo apóstol Pablo les escribe a la iglesia de Efeso, sobre quién es la autoridad, quién mantiene unida a la iglesia y a quién la iglesia debe obedecer:
 
"Dios ha puesto todo bajo la autoridad de Cristo, a quien hizo cabeza de todas las cosas para beneficio de la iglesia. Y la iglesia es el cuerpo de Cristo; él la completa y la llena, y también es quien da plenitud a todas las cosas en todas partes con su presencia" (Efesios 1:22-23).
 
La iglesia de Cristo, que tiene muchos miembros (1 Corintios 12:20), está formada por congregaciones. El mismo apóstol Pablo explica que los miembros tiene diversas funciones (1 Corintios 12:15-20). De la misma manera las congregaciones se diferencian es por el trabajo y el ministerio que realizan en el mundo a favor de la iglesia:
 
"Así como nuestro cuerpo tiene muchas partes y cada parte tiene una función específica, el cuerpo de Cristo también. Nosotros somos las diversas partes de un solo cuerpo y nos pertenecemos unos a otros" (Romanos 12:4-5).
 
Estamos unidos por la congregación significa que cada miembro en la iglesia tiene una función específica. Dios es quien define la función de cada congregación en la iglesia (1 Corintios 12:24-25). Todas las congregaciones forman una unidad y entre todas las congregaciones forman la iglesia. Cada congregación es útil y necesaria en la iglesia.
 
El énfasis carismático marca y define el ministerio de cada congregación. A veces el énfasis es doctrinal, otras pastoral y en muchas ocasiones social, evangelística, profética, misionera, educativa, de niños, jóvenes, ancianos, familia, profesionales, entre muchos otros:
 
"Ahora bien, Cristo dio los siguientes dones a la iglesia: los apóstoles, los profetas, los evangelistas, y los pastores y maestros. Ellos tienen la responsabilidad de preparar al pueblo de Dios para que lleve a cabo la obra de Dios y edifique la iglesia, es decir, el cuerpo de Cristo" (Efesios 4:11-12).
 
El trabajo en la iglesia debe ser genuino y dado por el Espíritu Santo. pues a veces hay falsos y engañosos obreros (2 Corintios 11:13), pretenciosos y mentirosos (Apocalipsis 2:2). Cada ministerio, congregación o iglesia particular, tiene una persona con un don específico, que le imprime su originalidad y autenticidad a la labor que Dios le ha encomendado (2 Corintios 12:12). 
 
Queda claro que hay una sola iglesia, con un solo mensaje del evangelio. La diferencia se encuentra en la forma, el énfasis o la manera como se desarrolla la labor evangelística, dependiendo de los diversos ambientes, del contexto cultural y de las distintas necesidades que hay en el género humano.
 
De la misma manera como existen los carismas personales (1 Pedro 4:10), también existen los carismas congregacionales (1 Corintios 12:4-11). Estos son ministerios edificantes, diversos y de naturaleza propia, en función y beneficio del cuerpo de la iglesia, inspirados por el Espíritu Santo, para cumplir una misión concreta dentro de la iglesia y en el mundo, de parte de la iglesia universal, en un tiempo y en un lugar concreto.
 
En conclusión, la pluralidad es robustez y vitalidad en la iglesia. la diversidad de congregaciones, los diferentes ministerios, la infinidad de iglesias con carismas específicos y evidentes frutos, son fortaleza para la unidad y el funcionamiento saludable del cuerpo de Cristo que es la iglesia.
 
Los miembros y ministerios de la iglesia están conectados entre sí, para ser útiles y servir. La unidad y comunión en la iglesia viene del Espíritu Santo (1 Corintios 12:13) y no de los antojos humanos. 
 
 
Décimo Primer Examen:

¿Qué significa que estamos unidos por la Congregación?
 
Opción 1 Que cada congregación forma una iglesia, diferente y única.
Opción 2 Que cada miembro en la iglesia tiene una función específica.
Opción 3 Que cada iglesia tiene el privilegio de su propio ministerio.
Opción 4 Que cada persona debe esperar los dones del Espíritu Santo.