leccionesuvinet.org
LECCIÓN   1.6

Dios amor es justo.


Es indudable que "Dios es amor" (1Juan 4:8), y por eso no nos quiere castigar. 

Pero también dice la Biblia que Dios es justo: "de ningún modo tendrá por inocente al malvado (culpable)" (Éxodo 34:7). 

Y en Ezequiel 18:4 se afirma: "Esta es mi regla: la persona que peque es la que morirá".

Este es un dilema que debía resolver el ser humano, pero que por su debilidad y falta de fuerzas a causa del mismo pecado, no tenía opción, ni solución. La humanidad no tenía salida. 

Ante el problema de que Dios nos ama y no quiere castigarnos, pero también Dios es justo y tiene que castigar el pecado, Dios mismo tuvo que responder a nuestro dilema o problema.

Ese dilema lo resolvió Dios mismo, pues el ser humano no tenía ninguna esperanza sin Dios, de encontrar la salida. Toda la humanidad estaba atrapada y sin salida.

Dice la Biblia: En el tiempo presente ha ofrecido a Jesucristo para manifestar su justicia. De este modo Dios es justo y, a la vez, el que justifica a los que tienen fe en Jesús (Romanos 3:26).

La solución está en Dios. Nuestro Dios es un Padre justo que hace justicia. Es Dios de los que sufren y son crucificados y se compromete en la liberación en el dolor y la liberación del dolor, que es causado por el pecado, raíz de todos los males que carga la humanidad.

Esta es la razón de la presencia de Jesucristo en el mundo. Para entenderlo mejor vayamos a la siguiente lección después del examen:


Septimo Examen: 

¿Cuál es la consecuencia del pecado?
 
Opción 1  La muerte eterna.
Opción 2  La cárcel por un tiempo.
Opción 3  La mala suerte.
Opción 4  La enfermedad.