leccionesuvinet.org

LECCIÓN   5.11 

Áreas funcionales del servicio.
 
Servicio es toda labor o acción que se hace en beneficio de otro, sin ánimo de lucro. Quien sirve no busca intereses propios y renuncia a los dividendos personales. Aunque parezca extraño, servir es privilegiar a los demás.

Existen diversas áreas donde mejor funciona el servicio. Pues en algunos aspectos y criterios de la vida, el servicio es sólo un disfraz que disimula el egocentrismo de quien pretende ayudar.
 
Las áreas funcionales del servicio no se bastán así mismas, por sí solas y separadas, si queremos cumplir con el verdadero servicio. Las áreas del servicio son complementarias.
 
Las siguientes son las principales áreas funcionales del servicio:
 
1. Área de productividad. Hay quienes valoran el servicio sólo por los objetivos y los resultados. En las políticas de casi toda organización se afirma que la entidad no existe para si misma, sino para alcanzar objetivos y producir resultados. Socialmente la labor de está enfocada, estructurada y orientada en función de su rendimiento.

En una mentalidad de productividad la excelencia del servicio se enfoca en los efectos. Pero en el servicio cristiano verdadero y genuino, el énfasis está puesto es en la voluntad y el propósito de Dios:

"Les digo la verdad, el grano de trigo, a menos que sea sembrado en la tierra y muera, queda solo. Sin embargo, su muerte producirá muchos granos nuevos, una abundante cosecha de nuevas vidas" (Juan 12:24).
 
Pues según el criterio de Jesús, el dar es más valioso que el almancenar. Cuando una persona pensó en asegurar su vida mediante el área de la productividad, Dios le previene:
 
"Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será?" (Lucas 12:20).
 
Medir el servicio por los simples resultados no alcanzan la medida de Dios. El apóstol Pablo, en las instrucciones que le proporciona a su discípulo Timoteo, le dice que enseñe y persuada el recto juicio de la vida y la convivencia humana:
 
"Enséñales a los ricos de este mundo que no sean orgullosos ni que confíen en su dinero, el cual es tan inestable. Deberían depositar su confianza en Dios, quien nos da en abundancia todo lo que necesitamos para que lo disfrutemos" (1 Timoteo 6:17).
 
El desprendimiento es más frutífero que el esperar recibir para tener más. En la enseñanza de Jesús Maestro perder es ganar, soltar y dejar ir es más que recibir: 

"Los que aman su vida en este mundo la perderán. Los que no le dan importancia a su vida en este mundo la conservarán por toda la eternidad" (Juan 12:25).

2. Area de inversión y costos. Cuando María tomó el frasco de un valioso perfume y le ungió los pies a Jesús. La mente adquisitiva de Judas, hizo cálculos pensando en los gastos y no en la inversión. Judas con razón y buen juicio comercial afirmó:

"Ese perfume valía el salario de un año. Hubiera sido mejor venderlo para dar el dinero a los pobres" (Juan 12:5).

A Judas se le olvidó los parámetros y la diferencia entre inversión y gastos. Su propuesta no favorecío la integración, la interacción y el analisis global. Sólo valoró la autogestion y la toma de decisiones, que son actitudes domesticadoras.

La ilustración del perfume demuestra que no siempre quien enfatiza en gastos y costos piensa en el servicio. Pues el evangelista Juan aclara lo que hay en la mente del empresario Judas:

"No es que a Judas le importaran los pobres; en verdad, era un ladrón y, como estaba a cargo del dinero de los discípulos, a menudo robaba una parte para él" (Juan 12:6). 

Jesús que conoce las intensiones de cada uno y lo que hay en el corazón (Juan 2:24), advirtió que no siempre fijar el propósito en los gastos y en los costos es coherente con el servicio.
 
Los objetivos y los valores visualizados por la organización no siempre están de acuerdo con el querer de Dios. Jesús Maestro definió y expresó lo que debía hacer el malvado Judas:

"Déjala en paz. Esto lo hizo en preparación para mi entierro. Siempre habrá pobres entre ustedes, pero a mí no siempre me tendrán" (Juan 12:7-8).
 
Lo importante es hacer los correcto. Y lo adecuado y propio es estar primero en paz con Dios.
 
3. Area de los contenidos: Pensamos que quien da más está dando más. Es una actitud académica y magisterial. En nuestro contexto humano, quien más da es quien tiene la palabra y quien guía, visualiza y orienta.
 
En la sociedad el que posee y aporta más, tiene mayores acciones y por lo tanto puede y se levpermite prescribir y poner normas. Escoge el contenido del servicio, es el que más sabe lo que la gente necesita, de acuerdo a sus gustos personales, sin contar con las verdaderas prioridades de las personas.
 
En una sociedad que evalúe su sanidad ciudadana por los simples contenidos es una sociedad manipuladora y manipulada. Quienes dirigen los destinos de la humanidad. Quienes reciben obtiene la ayuda física con obediencia mental. Lo que reciben es en forma de depósito, no hay conciencia, no saben los objetos del proceso. 
 
Mucho menos el dar más significa que la persona lo está entregando todo. Dios nos pide todo lo mejor de cada uno de nosotros. Por eso, Jesús Maestro les llama la atención con la siguiente observación a quienes están enfatizando sólo los contenidos del servicio:
 
"Les digo la verdad, esta viuda pobre ha dado más que todos los demás que ofrendan. Pues ellos dieron una mínima parte de lo que les sobraba, pero ella, con lo pobre que es, dio todo lo que tenía para vivir" (Marcos 12:43-44).
 
En conclusión, las tres áreas funcionales son importantes y hacen parte de un proceso integral. Por separado cada área es fatal en lo referente a servir. Si queremos ser eficientes y eficaces en el servicio, se debe contar con todas las áreas funcionales del servicio.
 
Decimo segundo Examen:

¿Cuáles son las principales áreas funcionales del servicio?
 
Opción 1 Crear centros sin ánimo de lucro que produzcan ganancias.
Opción 2 Colaborar con los pobres y los marginados de la sociedad.
Opción 3 De productividad, de inversión y costos, de los contenidos.
Opción 4 Proyectos, objetivos y resultados que produzcan beneficios.